sábado, 3 de mayo de 2014

Capazo, capazo


El sol luce espléndido, el viento se aleja y llega la hora de "vivir" el verano, se acabó eso de pensar o más soñar con él así que os traigo un imprescindible los próximos meses.


Os voy a hablar del capazo, ese gigantesco bolso de rafia totalmente reinventado que ha conquistado a bloggers y celebrities y al que yo tampoco me voy a resistir. Los capazos siempre me han gustado mucho, aunque he tenido solo uno a lo largo de mi vida, pero es que creo que uno de los primeros recuerdos que tengo es el de uno que tenía mi madre y que no podía faltar nunca en nuestras vacaciones. ¡Cabía de todo!

También es verdad que por aquel entonces, y por el presente, me parecen un poco grandes para mí pero si algo he aprendido esta temporada es no juzgar hasta probar así que sé que aunque al principio me pueda parecer desproporcionado, acabaré acostumbrándome. 

Durante muchos años se ha tenido la idea de que el capazo solo era bolso de playa pero, afortunadamente, esa idea ya está anticuada y el capazo es aceptado en todos los sitios y contextos. 


Un ejemplo es el de Verónica de Just-Coco que lo combina con salones, pedrería y hasta transparencias. Lo mejor de todo es que al tratarse de capazos más pequeños son extremadamente cómodos para un día de trabajo, paseo o una cena. Estos no están hechos para la playa. 



Y lo digo porque un buen capazo de playa tiene que tener capacidad para la toalla, el protector solar, el libro o la revista de turno y el resto de distracciones típicas del descanso. En cuanto a cómo combinarlo en la playa las posibilidades son infinitas, ante todo comodidad por eso chanclas o sandalias planas y fáciles de poner y de limpiar. 

Si tu capazo es sencillo, sin ningún adorno o ilustración, puedes optar por un look hippie como el de Trendy Taste pero si os decantáis por uno más llamativo lo mejor es que el resto de las prendas acompañen en colorido como hacen Siguen siendo Diosas y El blog de Silvia.


Si después de la playa os vais de cena o de paseo romántico no hay tejido que pegue mejor con el capazo que los fluidos y fresquitos. Buenas opciones son los vestidos largos de Lovely Pepa y Angi cupcakes y el de Just-Coco que prefiere un pantalón baggy de seda.  

 

Pero si por el contrario, preferís arreglaros algo más y dejar vuestro lado boho en la playa, los mejores amigos de los capazos son el esparto (obviamente) y el corcho. Ambos siguen teniendo ese punto informal pero arreglado como podéis ver en los outfits de Trendy Taste


Aunque la combinación que más me gusta, y que seguramente más utilice, es la de añadir el capazo a un outfit arreglado y urbano como han hecho Daily Life y 100 Vestidos.

A lo mejor es cosa mía que ya estoy tan encaprichada con los capazos que me gustan en todas sus versiones pero encajan perfectamente en estos looks y les dan un toque más divertido y romántico. 


Estos capazos son de Bershka (arriba) y Stradivarius. Ya me veo con alguno pasando el verano en Salamanca porque me da que este verano no veo la playa hasta septiembre así que mientras tendré que sacarle partido al capazo, ¿no creéis?


No os olvidéis del sorteo de KIKO, podéis participar hasta el lunes. 

Besazos y disfrutad del sábado!

C

Podéis encontrarme en:







1 comentario:

  1. un post genial!! no hay bolso mas practico que los capazos en esta epoca del año :) http://dosarmarios.blogspot.pt/2014/04/back-to-spain-sunny-days.html

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme